Edimburgo Día 1

Hace unos meses estuvimos 3 días en Edimburgo y he de confesaros que me enamoré. Es una ciudad cargada de encanto y magnetismo…

Aunque pretendo que el mayor contenido del blog sea la decoración, también me apetece compartir con vosotr@s mis grandes pasiones como son la cocina o los viajes y es por ello por lo que esta semana quería enseñaros uno de mis últimos viajes: Edimburgo.

Intentaré contaros trucos, dónde comer, dormir, qué ver… si os apetece ir a esta ciudad mágica…

Welcome Edinburg!

Llegamos por la mañana muy temprano al aeropuerto, para ir a la ciudad existen varios medios, nosotros cogimos el autobús Airlink, cuesta 4,5€ la ida y te deja en el centro de la ciudad, además camino allí hace varias paradas y  tiene wifi gratis. La verdad creo que de todas las ciudades que hemos estado ha sido el mejor transfer aeropuerto-ciudad y el más barato. Si cuando llegais aún no hay mucha gente podeis subir e intentar poneros en la primera fila. Podreis disfrutar todo el camino de las vistas que, creedme, merecen mucho la pena.

http://airlinktravel.co.uk/

Nos alojamos en un hotel en el centro. La verdad que lo elegimos porque encontramos un chollazo. Pero tengo que recomendarlo 100%. Es el Hotel Royal One y está justo en el centro entre la Old Town y la New Town así que no tuvimos que coger ni un sólo medio de transporte (a excepción del Airlink) para movernos por allí, el servicio es espectacular, y casi siempre hay alguien de habla hispana en recepción. Las habitaciones son amplias dentro de saber que estamos en el centro de una gran ciudad. Lo único que podríamos advertir a los viajeros es lo primero que si tienen que pagar el desayuno extra no lo paguen porque no merece la pena y muy cerca de alli teneis mil pubs con desayunos geniales por 5/6£ y la segunda es que no tiene armarios. Sólo tiene dos barras para colgar la ropa en perchas, para nosotros suficiente pero yo por si acaso…el que avisa no es traidor.

csm_MO-Edinburgh-Royal_facade_night_6022447e19

 

DIA 1: NEW TOWN

Todo el mundo nos advertía que lo realmente bonito es la old town, así que decidimos ver la parte nueva el primer día.

La new town y la old town están separadas por la estación de Tren y los Princess Gardens, si cogeis el Airlink, la parada de bus os deja justo en medio de las dos.

Lo primero que visitamos fue el monumento a Scott, el monumento más grande a un escritor, que esos días estaba lleno de cruces rojas por coincidir con la conmemoración de la primera guerra mundial. En Reino Unido, esta conmemoración es muy importante y durante esos días pudimos ver muchísima gente con esas flores rojas en la chaqueta, los coches… Al principio nos parecía raro, pero al final acabamos colaborando y llevándonos nuestras flor de souvenir. 😂😂

Estábamos muertos de hambre, así que cogimos la calle George St y paseamos buscando algún pub donde poder comer un buen desayuno escocés. Me alegró mucho ver que en esa calle se encontraba The Standing Order, pertenece a una cadena llamada wetherpoon y os la recomiendo encarecidamente ya que tiene una calidad-precio muy buena en comparación con los super precios de allí.

Además The Standing Order es una de las antiguas sedes del banco Union Bank of Scotland, y alberga mucha de su decoración original, incluida su caja fuerte. Recomendable 100%

IMG_7774The Standing Order

Cuando salimos ya con los estómagos llenos y con menos frío debido a las calorías que llevábamos en el cuerpo dimos un paseo por George St; a descatacar el restaurante The Dome, todo decorado de Navidad ¡expectacular! y toda la calle comercial Princess Street con el gran hotel The Balmoral, como curiosidad: su reloj, va adelantado 3 minutos para que los viajeros del tren no se retrasen.

The Dome

Seguimos por Princess Street y subimos a Calton Hill, allí pudimos hacernos fotos en el National Monument y The Nelson Monument. Es un sitio precioso e ideal para hacer fotos, pero date prisa! Allí en dos minutos se pone a llover y ya te puedes olvidar…

National Monument

Picamos algo y seguimos paseando por Princess Street y sus tiendas hasta que llegamos a los Princess Gardens por donde entramos y dimos un maravilloso paseo, parece todo puesto para que tú pases en ese momento; las ojas recién caídas de los árboles, una perfecta iluminación… en fin, precioso.

IMG_7828Princess Gardens

Por allí cruzamos a la Old Town y paramos un rato en el hotel. Habiamos madrugado demasiado así que una cabezada rapida, una buena ducha y a seguir descubriendo Edimburgo

Cuando salimos de nuevo a la calle ya era de noche y aunque eran las siete de la tarde ya parecía tardísimo así que paseamos un rato por la Royal Mile y buscamos un sitio para cenar.

Había leído sobre varios pubs pero nos decantamos por The Worlds End y no nos equivocamos. Cierto es que fue el más caro al que fuimos de todo el viaje pero estaba taaan rico…

Nada más entrar, el restaurante se divide en dos partes, la primera es el pub, donde puedes beber, y a la izquierda se abre una pequeña sala con mesas donde puedes cenar.

Probamos los haggies en salsa (pedirlos si vais) y una carne en salsa con pure de patata también exquisito.

20151105_201222 20151105_201224

El local además tiene su historia; Edimburgo durante mucho tiempo estuvo completamente amurallada y justo allí es donde estaba una de las puertas de la ciudad, así que para mucha gente que vivió allí, aquello era el fin del mundo, ya que no vieron nada más de él en toda su vida.

Después de la cena quisimos adentrarnos en uno de esos locales con música en directo, encontramos un folleto donde te informan de todos los sitios y los tipos de música: folk, jazz, pop, rock…( lo tienen en la entrada casi todos los pubs) nos decidimos por un concierto de jazz en the jazz bar.

Cuando acabó eran sobre las once de la noche y Edimburgo practicamente estaba en silencio, a excepción de algún borracho claro. Así que decidimos adentrarnos en la noche escocesa y dar un paseo por la Royal Mile y sus close’s que en ese momento se ofrecían sólo para nosotros.

La verdad, que aunque reconozco que pasé algo de miedo, fue precisamente esa noche en la que descubrí el encanto especial que tiene Edimburgo.

DCIM 153

Y hasta aquí el primer día en Edimburgo. Quizás el día más tranquilo de los 3 que estuvimos allí, donde nos dimos cuenta que estábamos a punto de descubrir una de las ciudades más enigmáticas del mundo.

¿Os apetece descubrirlo con nosotros?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*