Edimburgo: día 3

Último día en edimburgo. Había que aprovecharlo al máximo, así que había que coger fuerzas, aunque yo ya no podía más con las grasas, así que mientras mi marido desayunaba otra vez el scottish breakfast yo disfrutaba de mis tortitas con fruta fresca que no podían estar más buenas.

20151107_115318 20151107_115306 20151107_114157Y encima con estas vistas, pues para qué quieres más.

Este día lo habíamos dejado para visitar el castillo, así que desayunamos rápido y subimos por toda la Royal Mile.

El castillo la verdad que es precioso, grandísimo y muy bien conservando, había leído en muchos sitios que cogiésemos la audio guía, yo personalmente lo recomiendo a aquellos a los que les guste mucho la historia, a mí me aburrió profundamente. Pero imagino que no soy objetiva.

Después de visitar todo el castillo llegamos justo a tiempo al lanzamiento del cañón, que se hace cada día a la 13:00 en punto

20151107_125843

Desde allí disfrutamos además de vistas tan bonitas como éstas.

IMG_8149 IMG_8148 IMG_8071

 

Bajamos por toda la Royal Mile, en dirección al Palacio de Holyrood, que queda justo en la otra punta. El palacio es la residencia de verano de la Reina de Inglaterra. Está lleno de pasadizos, túneneles… así que como todo Edimburgo, lleno de misterios y enigmas.

Paseando por la Royal Mile, fuimos recorriendo los close’s. Los close’s son pequeños pasadizos o callejuelas que aparecen en toda la Mile, en ellos se esconden algunos de los rincones más bonitos y enigmáticos que he visto.

20151107_161908 20151107_161925 IMG_7972

 

Pasamos la tarde paseando y descubriendo Edimburgo, tocamos el dedo de Hume, entramos en alguna de sus iglesias, museos…y es algo que os tengo que recomendar. Cuando ya hayais cumplido en una ciudad aquello que habeis querido ver, dedicar una tarde a perderos en ella, aventuraros a ver esas calles que nadie ve, a entrar en esas cafeterías perdidas… acabamos en la New Town recorriendo Rose Street donde también hay muchos pubs con una buenísima pinta para cenar, aunque no nos apetecía ese tipo de comida, así que seguimos y cruzamos por el puente North Bridge, un puente lleno de historia, y cenamos en un italiano que hay al final de ese puente. Quizás el más caro al que fuimos en todo el viaje, pero es que yo necesitaba ya salir de hamburguesas y patatas fritas…

20151107_214634 20151107_185856

Y hasta aquí el viaje más sorprendente que he hecho. Nunca pensé que me gustaría tanto Edimburgo y su cultura. Y ha sido emocionante volver a recordarlo todo mientras lo compartía con todos vosotros.

Para este viaje, como para todos en realidad, me serví mucho de internet y webs interesantes. Para mí la más interesante, mejor explicada, con un gusto exquisito…

http://masedimburgo.com/

Y vosotros, ¿habeis viajado últimamente? ¿Conoceis Edimburgo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*