El poder del color

Es increíble lo que el color puede influir en nuestras emociones.

Y no es que yo lo diga, la psicología del color es una corriente que pretende demostrar como éstos influyen en nuestra percepción y conducta.

A día de hoy se utilizan para tratar problemas tan comunes como la depresión, la dislexia, las migrañas o incluso el autismo.

Por eso, es aconsejable que antes de elegir la gama de colores que utilizar en nuestra casa o negocio tengamos unas nociones básicas de los efectos que tienen en nosotros.

BLANCOS

El blanco es pureza, perfección, honestidad, nuevo, limpio… es por ello que es una base genial en casi cualquier estancia y sobre la cual podemos utilizar otros colores.

La tendencia actual es mezclar el blanco con tonos neutros, a continuación vemos que tal funcionan juntos.

Si buscamos un espacio moderno, elegante y único lo podemos combinar con la gama de grises, aunque si no queremos correr el riesgo de terminar con un espacio frío, en el que la soledad o el aburrimiento terminen acaparando todo, tendremos que añadir más colores o bien jugar con las telas y las texturas

Las fibras naturales y las plantas son, sin duda, un acierto seguro

Si por el contrario buscamos un rincón acogedor, tranquilo incluso con un toque clásico o rústico decantaremos la mezcla con diferentes tipos de marrones.

Si nos gustan esta gama cromática pero queremos algo más moderno, urbanita o juvenil la solución será utilizar metales, negros o incluso materiales como la piel de cuero.

El resultado será innovador y ecléctico.

Pasamos ahora a añadir color al conjunto. Y para ello empezamos por el color de moda

ROSA

Elegancia, suavidad, romanticismo… el rosa nos transporta a espacios llenos de estilo, combinado con el terciopelo y líneas suaves y ligeras obtendrás sensaciones reconfortantes y llenas de serenidad.

AZUL

El azul es un color que nos transporta directamente al mar, por lo tanto está muy relacionado con serenidad, introspección y concentración.

Esto lo convierte en un color ideal para terrazas y despachos, en los que la concentración sea el objetivo. Sin embargo, nos cierra el apetito, no favorece las relaciones, incluso tiende a la frialdad, por lo que no es aconsejable su uso en salones, comedores o salas de juego.

NARANJAS

Estimula las conversaciones, la creatividad, el intercambio de ideas, incluso el optimismo. Por lo tanto, es ideal para salas de juego o talleres en los que trabajen profesionales del mundo de la creatividad.

Nunca excederse, pues puede crear efectos contrarios como agobio y estrés.

ROJO

Y si el naranja es peligroso, el rojo es su gran maestro.

Aporta fuerza, pasión, amor, odio, deseo, agresividad… saca a relucir nuestros sentimientos más carnales, por lo que será el foco de atención si lo usamos en una pieza como ésta en un pasillo, salón grande….

AMARILLO

Diversión, optimismo, energía, verano… El amarillo saca a relucir nuestro lado más jovial y fresco y es genial para sacarle la alegría a ese rincón soso que te tiene amargada.

Y por último mi gran favorito

VERDE

El color que nos lleva directamente a la primavera, fresco y relajante

Relajará a un amarillo o naranja, dará vida a una estancia de marrones, realzará a una paleta de rosas y siempre creando un ambiente natural.

Sin duda, poco a poco ha ido invadiendo mi casa y junto con el blanco y madera se ha ido adueñando de cada rincón

¿Y tú? ¿Con qué color te identificas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.